3 de gener de 2010

sss (XIX)...



Personalmente, no puedo vivir sin mi arte. Pero jamás he puesto ese arte por encima de toda otra cosa. Por el contrario, si él me es necesario, es porque no me separa de nadie y que me permite vivir, tal como soy, al nivel de todos. A mi ver, el arte no es una diversión solitaria. Es un medio de emocionar al mayor número de hombres ofreciéndoles una imagen privilegiada de dolores y alegrías comunes. Obliga, pues, al artista a no aislarse; muchas veces he elegido su destino más universal. Y aquellos que muchas veces han elegido su destino de artistas porque se sentían distintos, aprenden pronto que no podrán nutrir su arte ni su diferencia sino confesando su semejanza con todos.

El artista se forja en ese perpetuo ir y venir de sí mismo a los demás; equidistantes entre la belleza, sin la cual no puede vivir, y la comunidad, de la cual no puede desprenderse. Por eso los verdaderos artistas no desdeñan nada; se obligan a comprender en vez de juzgar, y sin han de tomar un partido en este mundo, este sólo puede ser el de una sociedad en la que según la gran frase de Nietzsche, no ha de reinar el juez sino el creador, sea trabajador o intelectual.


Albert Camus

... en el laberint, també hi ressonen els mots...

3 comentaris:

Sílvia Tarragó Castrillón ha dit...

Completament d'accord. Malgrat que m'agradi l'individualitat i no sigui gaire sociable, penso el mateix.

kweilan ha dit...

Bon apunt en l'aniversari de la seua mort.

digue'm ariadna ha dit...

... És un plaer poder llegir, escoltar, les reflexions sobre l'ofici d'escriure, de com es pot viure i sentir l'art de l'escriptura... és un plaer poder tornar a Camus, només allargant la mà, agafant un dels seus llibres i endinsant-se en la seva lectura...
... Gràcies =:)...